AGUAS GRISES

 

Estas provienen del uso domestico, tales como el lavado de utensilios y de ropa así como el baño de las personas. Se distinguen de las cloacales contaminadas con desechos del inodoro, llamadas aguas negras, porque no contienen bacterias. Las grises son de vital importancia, porque pueden ser de mucha utilidad en el campo del regadío ecológico. Generalmente se descomponen más rápido que las otras y tienen mucho menos nitrógeno y fosforo. Sin embargo, las mezclas de ellas contienen algún porcentaje de aguas negras, incluyendo patógenos  de varias clases.

      Las aguas grises pueden ser reutilizadas mediante la instalación de un sistema de     cañerías que recuperen y dirijan esas aguas hacia algún depósito donde son depuradas para su posterior utilización en el llenado de las cisternas de los inodoros o para riego y limpieza de exteriores. El agua potable es un bien cada vez más escaso que debemos proteger, es posible ahorrar miles de litros de agua potable al año mediante el tratamientos de aguas grises ya utilizadas.

A menos que no se gestionen adecuadamente, las aguas grises pueden dar lugar a riesgos en la degradación del medio ambiente. 

El reciclaje de aguas grises tiene múltiples lugares de aplicación:

  • Viviendas
  • Hoteles
  • Centros deportivos.
  • Residencias

Usos más habituales del agua gris reciclada:

  • Cisternas de inodoros
  • Riego de jardines
  • Baldeo y limpieza de suelo.